Todo da asco

Las divas

Posted on: 23 enero 2008

Si eres mujer y estás buenísima, lo siento, probablemente seas imbécil.

Aunque este fenómeno empieza a darse también en hombres, lo cierto es que la inmensa mayoría son mujeres. Los hombres suelen crecerse más con el poder y el dinero, las mujeres sólo necesitan ser atractivas para creerse diosas.

Lo mejor es la mirada perdonadora de vidas. La diva va caminando por la calle mirando a cualquier tío que ose posar sus ojos sobre su cuerpo con desprecio. La diva disfruta sabiendo que frustra los deseos sexuales de los hombres no dignos de catar su cuerpo. Se pone ropa provocativa y luego tacha a todo el que les mira el canalillo o el culo de cerdo salido. Lo más triste, no obstante, es que si un día sale a la calle y nadie la mira con cara de violador se siente como lo que es: una puta mierda.

Las divas existen gracias a los tíos, que somos gilipollas. La mayoría de capullos pierden el culo cuando una diva les pide un favor. Se sienten mejor por haber cumplido los deseos de esa tía que nunca se interesará por ellos, y ellas lo aprovechan. Debo decir que me parece una actitud totalmente aceptable, ya que ellas no tienen la culpa de que los tíos sean tontos. El problema de esta situación repercute negativamente, aunque no lo sepan, sobre ellas. Se acostumbran a conseguirlo todo de forma fácil. En el peor de los casos, tendrán que recurrir al sexo para conseguir lo que quieren. Y cuando digo sexo no me refiero al sexo explícito, necesariamente. Una mirada o un gesto que le proporcione al macho  suprahormonado de turno un indicio de posibilidades será suficiente. Y esto, por desgracia, está muy extendido entre todas las mujeres, digan lo que digan. Pero en el caso de las divas es el modo normal de proceder ante una necesidad.

diva

Todo esto tiene más consecuencias negativas. Al no tener necesidad de esforzarse por conseguir nada, empiezan a desinteresarse por los estudios muy pronto. ¿Para qué estudiar si soy guapa? Lo más típico es que quieran ser modelos o peluqueras. Lo más probable es que acaben siendo pescaderas o dependientas. Todo esto puede variar, aunque lo que nunca varía es que acaban siendo unas inútiles, incultas y estúpidas. Eso sí, con una sonrisa profident que es lo único que les ayuda a seguir con vida.

Hasta que se hacen mayores, claro. ¿Qué ocurre cuando su belleza empieza a irse por el puto váter cada vez que tiran de la cadena? Sencillamente, no lo aceptan. Hay distintos grados de patetismo entre estas féminas. El primero y el peor es el de rebajarse. Cuando los tíos empiezan a mirar a las divas de nueva generación, las divas veteranas se convierten en auténticas zorras más fáciles de llevarse a la cama que una muñeca hinchable. Esto les mantiene el ego más o menos alto unos años más, hasta que llegan al estado en que ningún tío se acostaría con ellas aunque les pagasen. El segundo grado de patetismo pasa por el quirófano. En un intento de vencer a la madre naturaleza, empiezan a meterse en quirófano para que les estiren la piel y les levanten las ubres y poder así seguir manteniendo su estilo de vida. Esta situación puede devenir demencial y llegar a endeudarse y estar pagando su cuerpo durante veinte años.

Es por eso que las divas deben aprovechar su juventud para encontrar al su hombre ideal: un hombre poderoso y con mucho dinero al que puedan sacarle los ojos cuando él se deshaga de ellas por viejas. La máxima prioridad es casarse para arañar todo lo que puedan en el divorcio o quedarse preñadas.

Si eres una tía, eres joven, estás buena y no te identificas con este artículo… enhorabuena. Has superado la prueba.Probablemente haya algo más que serrín entre tus orejas.

Anuncios

11 comentarios to "Las divas"

Interesante reflexión.

Hola jodo,

me parece interesante que te parezca interesante. Espero que mis formas te hayan parecido elegantes esta vez, aunque en este blog la elegancia brilla por su ausencia 😉

Saludos.

Hola; Yo no creo que carezca de ella. Tu estilo me parece ‘elegantemente agresivo’. Me gusta…

Tendré que pasarme a leer algo más por aquí.

Saludos.

[…] Las divas, aunque de estas personajes ya hablé. […]

Hola!

Creo que eres muy fino llamando divas a estas tipas, yo creo que son las “calientapollas” de toda la vida y son una lacra para las que estamos buenas y no “diveamos”, ja, ja, ja.

También existe una subespecie de divas: las dependientas de comercios y las camareras de locales de moda, que te miran de arriba abajo calibrando si das el tipo y la talla del local.

Saludos.

Sol,

sí, esto que comentas es extrapolable a todos los oficios donde el proceso de selección suele ser el físico. Se sienten mejores que nadie porque están lo suficientemente buenas para que los cojan en ese local, o lo que sea. Lo que otros vemos denigrante, ellas lo ven un honor. Pobrecillas.

xDDDDDDDD enorme como siempre. Con esto me siento satisfecho Tusee.

De vez en cuando tengo una sensacion de atemporalidad o de simplemente no encajar con esta sociedad, ser por asi decirlo un proyecto de joven qe salio mal y no se siente comodo ni le gusta lo mismo que a la gran mayoria.
Las discotecas, por ejemplo, personalmente (aunq entiendo que esto es cuestion de gustos) no me gusta el house ni el tipo de musica que suelen poner y mucho menos a ese volumen… Pero eso no es lo peor, volviendo al tema, cuando hablo con algunas “amigas”/conocidas, se enorgullecen de entrar gratis en las discotecas mientras que los tios pagan 15€, les explico por activa y por pasiva que no es ningun motivo de orgullo que te expongan como parte de la “mercancía” o de los “productos” del local, porque creedme, no las dejan pasar por amor al arte…
Sino porque les es mucho mas rentables que entren chicas jovenes, (que sean sexualmente atrayentes) para que el numero de chicos(que por cierto la inteligencia de sus respuestas frente a este hecho es mas bien escasa…) que estan dispuestos a consumir como cosacos e invitar al resto de las que no pagaron entradas a un par de copas.
Ademas, si eres tio y eres menor olvidate de entrar aun pagando (cosa que me parece logica…) lo que no me parece lógico es que si tienes dos tetas (que ya casi ni hace falta que sean dos “buenas” tetas) entras tanto si tienes 15 años como si además de eso no tienes el dinero de la entrada.
Con una sociedad qe fomenta este tipo de cosas como no se van a creer divas?
-No tengo dinero, ni soy mayor de edad pero como estoy buena y los tios me desean, con eso basta…

(simplemente insultante…)

Y encima, las invitan a una copa…

(se me olvido añadirlo…)

Wutai,

tranquilo, no estás solo. Simplemente abunda más la estupidez, el borreguismo y el materialismo que todo lo demás. La mayoría de personas no se preocupan por hechos trascendentales, no se plantean su existencia ni hacia donde van. Solo piensan en deleitar sus sentidos a cualquier precio, y mañana ya veremos.

Volviendo al tema de las divas… son una consecuencia de esta mentalidad. Pensar que entrar en discotecas gratis o que te lleven a casa por la cara es tener la vida resuelta es ser corto de miras. Pero es lo que te digo, no se plantean nada más allá de la satisfacción de sus necesidades básicas a corto plazo. Si se planteasen su existencia, aunque solo fuese por un momento, se echarían a llorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Advertencia para el lector

Este sitio está cargado de insultos, palabrotas, críticas, sarcasmo y demás cosas que pueden herir su sensibilidad. Si usted tiene un sentido del humor nulo, se toma al pie de la letra todo lo que lee o necesita encontrarse en un ambiente políticamente correcto, este blog no es apto para usted.

Lo que me dice la peña

Bartola en Los fumadores
Diegoddk en El messenger
Mejodenloslistos en El servicio hoy en día
Piolín en La gente que vive por encima d…
Anónimo en Los coches sin carnet
A %d blogueros les gusta esto: